Estrategias de marketing para tu vida profesional

Descubre cómo alcanzar el éxito según la etapa en la que te encuentres

Posteado por: Otto Regalado Pezúa , 07/12/2018

Así como los productos, los profesionales también tienen un ciclo de vida propio. No todos comienzan a la misma edad, ni cada etapa dura el mismo tiempo. Existen profesiones y oficios donde los trabajadores se jubilan a edad temprana, en función a los años de servicio o al rendimiento, como por ejemplo los militares, mineros o deportistas; en otras, por el contrario, la jubilación puede llegar más tarde si la salud lo permite, como por ejemplo la docencia universitaria en instituciones públicas (75 años). Para cada etapa del ciclo de vida, se recomienda que el profesional diseñe la estrategia de marketing que más le convenga. En esta línea, los objetivos estratégicos de marketing deben variar para cada etapa, por ejemplo, impulsar la fase de crecimiento, alargar la fase de madurez o postergar la fase de declive del profesional. Además, la especialidad y la experiencia marcarán el posicionamiento del profesional. Por su parte, el mix de marketing (producto, precio, distribución y comunicación) también deberá diseñarse para cada etapa del ciclo de vida.

¿Qué hacer en cada fase?

Consideraciones previas: La fase previa al lanzamiento del producto es la elaboración del concepto, donde se diseñan los atributos o características del mismo. En el caso del profesional, esta fase previa se inicia muchas veces a los 15 años, cuando un estudiante de secundaria descubre tempranamente su vocación profesional, mientras que en otros casos lo hacen en los primeros ciclos de la universidad. En este sentido, es importante resaltar que la elección de la carrera y de la universidad son las decisiones más importantes que una persona tomará en su vida profesional.

Fase de introducción: En esta fase hay algunos factores que pueden favorecer el ingreso de un estudiante a la vida profesional: el colegio de procedencia, la universidad elegida, el dominio de idiomas, la capacidad de comunicación, el liderazgo y otras competencias que durante la secundaria se haya podido aprender. Aunque no es determinante en el éxito de un profesional, son factores que podrían ayudar al estudiante a colocarse en una empresa de un sector económico y especialidad determinada.

Otro punto importante a considerar, es que, al momento de hacer las prácticas profesionales, la elección del sector, de la empresa y, sobre todo, del área donde se realizarán estas, son determinantes. La razón obedece a que muchas veces los practicantes son contratados por las mismas empresas, o también son requeridos por otras firmas debido a la experiencia que tuvieron en el puesto y en el sector.

Finalmente, durante esta fase y con el objetivo de buscar una probable contratación, el profesional debe complementar su formación académica con la práctica para adquirir otras competencias que le permitan interactuar y destacar en sus empresas.

Fase de crecimiento: Aquí el objetivo deberá ser incrementar el precio de su hora/hombre, es decir, la remuneración que percibirá cada mes. Para ello se presentan tres caminos: uno corto, uno largo, y lo recomendable, uno a mediano plazo. El camino corto consiste en realizar una maestría sin mucha experiencia laboral. El camino largo se da a través del crecimiento con los años de experiencia que un trabajador acumula a lo largo de su vida profesional. El camino a mediano plazo combina la formación con la experiencia, por lo que se recomienda realizar una maestría al menos tres años después de entrar a trabajar.

Fase de madurez: El objetivo en esta fase será alcanzar una posición de responsabilidad y mantenerse el mayor tiempo posible en ella. Si se considera que son muchos los candidatos y pocos los elegidos, el mix de marketing debe diseñarse para consolidar el producto, es decir, el profesional debe validarse y ser reconocido por sus superiores, pares y subordinados.

Fase de declive: Está condicionada por lo que un profesional haya logrado en las fases anteriores. La consultoría, la docencia y la investigación son actividades que una persona con vasta experiencia y conocimiento puede realizar para ocupar su tiempo, y sobre todo contribuir con las generaciones futuras, quienes tendrán la responsabilidad de guiar los destinos de las empresas y del país.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Otto Regalado PezúaOtto Regalado Pezúa

Otto Regalado Pezúa

Director Comercial de ESAN Graduate School of Business

Doctor en Ciencias de las Organizaciones por la Université de Nice Sophia-Antipolis, Niza. Máster en Marketing Cuantitativo por la Université Pierre Mendes France, Grenoble. MBA de ESAN. Licenciado en Ciencias Administrativas por la Universidad de Lima. Actualmente, se desempeña como Director Comercial de ESAN Graduate School of Business; y es profesor visitante en el Tecnológico de Monterrey, Guadalajara y de la Universidad Internacional de Valencia, España.

Comentarios