Igualdad de oportunidades para discapacitados

Reflexiona sobre su actual situación dentro del mercado laboral

Posteado por: Adrián Frayssinet , 18/09/2019

En la sociedad peruana hay muchos temas pendientes para llegar a ser un colectivo de personas listas para alcanzar el desarrollo durable, lamentablemente no existe igualdad de oportunidades. Las mujeres sufren de diferente trato laboral, violencia y acoso. Hay minorías de personas que se ven discriminadas por origen étnico, tendencia sexual, religión; y por tener discapacidad.

Personalmente, recuerdo que cuando mi discapacidad era mayor, muchas veces sufrí para tomar un colectivo, un taxi y, sobretodo, conseguir un trabajo. Hoy la situación cambió mucho por la evolución de mi propia discapacidad, pero poco por el trato que brinda la sociedad a quienes tenemos una característica distinta. Se debe decir que el desarrollo de las sociedades también se mide por el grado de inclusión y respeto que muestran por sus minorías vulnerables. Pienso que la responsabilidad del estado es fundamental en esta coyuntura. ¡Todos somos peruanos!

Existe un régimen legal de protección a personas con discapacidad1, el cual indica que las empresas deben tener un mínimo de discapacitados en su personal. En el caso de las empresas públicas, un mínimo de 5%; y en las empresas privadas con más de 50 trabajadores en planilla, un mínimo de 3% en planilla. Sin embargo, son pocas las empresas que cumplen con estas cuotas laborales. La realidad indica que cerca del 80% de discapacitados en edad de trabajar están subempleados o desempleados.

Esta situación hace más empinado el camino para llegar a la integración social. He tenido la suerte de conocer otras realidades y pude observar cómo protegen a sus sectores vulnerables. Si tomamos las cifras de la OMS2, el 15% de la población del Perú tiene alguna discapacidad, es un porcentaje considerable pero nadie lo ve como un potencial mercado de eventuales consumidores.

En estos artículos se busca concientizar a las personas con discapacidad acerca de que: ¡siempre hay una esperanza! Los juegos para panamericanos, que acaban de concluir, son muestra de ello. Se ha avanzado un poco es verdad, pero indudablemente se ganó visibilidad, ojalá surjan iniciativas privadas que servirán a toda la población.

El camino a la integración social es durísimo y concierne a toda la sociedad alcanzar una realidad más homogénea.


1Ley 29973

2Organización Mundial de la Salud

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Adrián FrayssinetAdrián Frayssinet

Adrián Frayssinet

Especialista en temas de integración social de personas con discapacidad

Estudió métodos de integración social de personas con discapacidad en Bélgica y, también, diplomado por la ULB en cooperación al desarrollo y en Integración Europea por la Universidad de Saint Louis en Bruselas. Fundó la ONG Integrar – Perú, institución encargada de la inserción social y la rehabilitación integral de personas con discapacidad. Asimismo, es coordinador en los proyectos especiales de ONG Prisma y publicó “Forzando un Milagro”, relato autobiográfico en donde busca se comprenda que es posible superar una discapacidad.

Comentarios