La importancia de mantener una actitud positiva

Reflexionemos sobre cómo enfrentar los retos que se nos presentan

Posteado por: Adrián Frayssinet , 26/03/2019

A través de todos estos años he podido comprobar que mi vida tiene un antes y un después, pero también que en todo lo que puede aparecer como una tragedia irremediable, hay una luz de esperanza. Justamente, por eso defiendo la idea de que siempre hay que tener una actitud positiva ante todo suceso que acontece en tu vivir. A mi entender, hay básicamente dos formas de ver la vida: Ver el vaso medio lleno, que si le aumentas tal o cual ingrediente lo tendrás lleno, sinónimo de plenitud. O, ver el vaso medio vacío, que hace referencia a la carencia de algo, que nunca tendrás plenamente lo que buscas o quieres.

Hace algunos años tuve un terrible accidente de tránsito. Un carro de noche, sin luces y en sentido contrario me atropelló y se dio a la fuga. Me dejó en estado de coma, quedé cerca de la muerte, en un momento sentí que salía de mí y llegaba a un lugar oscurísimo, lúgubre. Luego de 21 días desperté pero no fui consciente hasta un par de meses después (en mi casa) cuando comprobé que no podía moverme o ponerme en pie, pues tenía un enorme problema neurológico, un yeso inmenso y una debilidad extrema. Tampoco podía hablar. Tenía una infinidad de problemas originadas el día que fui atropellado, resumiendo los hechos se diría que sufrí un TEC (traumatismo encéfalo craneano) severo.

Con el tiempo he podido ir ganando algunas batallas, otras las sigo combatiendo. He comprobado que el cambio es posible, a pesar de que muchas veces el entorno es adverso en el estado, la sociedad, o la familia. Puede darse un cambio en tu salud, en tus capacidades, en tu vida. ¡Ése cambio nace en ti, en uno mismo, todo depende de ti!

Tienes delante de ti dos opciones. La primera es seguir quejándote de lo que te pasó, de la corrupción, la delincuencia, el clima, el tráfico limeño y hasta del abandono de personas con discapacidad. O puedes intentar cambiar esa realidad con tus herramientas, aquellas que te dio la vida y aquellas que tú has ido construyendo hasta lograr que puedan servirte para alcanzar tus objetivos.

Puedes escoger la primera opción, “si pues, me bolsiquearon sin que me dé cuenta. No tengo documentos, plata ni billetera… ¡qué país!” o, puedes tomar una actitud proactiva y positiva que te permita subsanar y/o arreglar, en la medida de lo posible, los daños ocurridos. Puedes pensar que avanzaste muchísimo, vanagloriarte de tus logros y vivir una realidad imaginaria en la que ya has alcanzado todo lo que podías lograr (los límites superiores o inferiores los pones tú).

Alguna vez escuché que el dolor es inevitable, sin embargo, el sufrimiento es opcional. Las cosas negativas de la vida simplemente ocurren. El otorgarle el sentido positivo o negativo a los acontecimientos de la vida, es una capacidad de los seres humanos.

Allá por 1995, fui al médico, usaba silla de ruedas, tenía un brazo “muerto” y pocos comprendían lo que decía. Tenía muchas ganas de escuchar que esa condición era temporal, sin embargo, eso no pasó.

El Dr. en mención me dijo que debía agradecer estar vivo y que dependía mucho de mí el que mi condición física y mental cambiara. Hoy, algún tiempo después, puedo decir que las cosas han mejorado, pero para que dicho cambio ocurra ha sido fundamental la actitud positiva.

Muchas veces las señales que te da el entorno (la familia, amigos, sociedad o estado) son nefastas, pero la actitud que le pongas a dichas señales será de vital importancia para que puedas vencer.

Existe otra variable por la que una actitud positiva es importante. Te incita constantemente a buscar alternativas de llegar a tu meta. En un mundo tan cambiante como el de hoy, dicha búsqueda de alternativas tiene una importancia cada vez mayor.

Adicionalmente, hay que decir que ésta búsqueda de alternativas para cumplir tus metas te hace siempre estar alerta para mejorar y optimizar procesos.

Finalmente, pienso que tener una actitud positiva siempre será mejor que estar condicionado por el derrotismo o el pesimismo. ¿Por qué vas a quedarte limitado a que no podrás hacer algo porque otros lo dicen y tu condición actual no lo permite? El cambio puede ocurrir, solo depende de ti y para que ocurra es fundamental tener una actitud mental positiva.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Adrián FrayssinetAdrián Frayssinet

Adrián Frayssinet

Especialista en temas de integración social de personas con discapacidad

Estudió métodos de integración social de personas con discapacidad en Bélgica y, también, diplomado por la ULB en cooperación al desarrollo y en Integración Europea por la Universidad de Saint Louis en Bruselas. Fundó la ONG Integrar – Perú, institución encargada de la inserción social y la rehabilitación integral de personas con discapacidad. Asimismo, es coordinador en los proyectos especiales de ONG Prisma y publicó “Forzando un Milagro”, relato autobiográfico en donde busca se comprenda que es posible superar una discapacidad.

Comentarios