Las cuatro fases del ciclo de vida profesional

Conoce el proceso desde el ingreso al mercado laboral hasta la jubilación

Posteado por: Otto Regalado Pezúa , 05/11/2018

El ciclo de vida de un producto se refiere a las distintas fases por las que atraviesa el mismo –sea este un bien, servicio o un profesional– desde su lanzamiento al mercado, crecimiento, desarrollo, hasta su retiro. En cada una de estas etapas que son consecutivas, el producto tiene un distinto comportamiento en un entorno y mercado determinado. Desarrollar distintos objetivos, estrategias y acciones para mantenerse vigente el mayor tiempo posible. Pero para ello es necesario, en primer lugar, identificar las principales características de las fases del ciclo de vida de un profesional.

  1. Fase de introducción: Es la primera etapa, donde el profesional ingresa al mercado laboral. Aquí, la persona no tiene experiencia relevante y difícilmente cuenta con una especialización. No tiene un background ni quién dé referencias de su trabajo. Su vínculo con el mercado laboral se da a través de prácticas preprofesionales o de experiencias en labores que pocas veces tienen relación con su formación. Las ventas, es decir, sus ingresos, están básicamente limitados a una asignación como practicante.

  2. Fase de crecimiento: Es la segunda etapa y se caracteriza por un incremento en los ingresos. El despegue y la pendiente positiva dependerán de la inversión que realice el profesional en su formación. El retorno sobre esa inversión debería darse en la promoción que la persona tenga en la empresa donde labora, o lateralmente en otra empresa que lo contrate. Cabe señalar que en esta etapa se presentan en el mercado laboral una mayor cantidad de profesionales que compiten por los puestos, por lo que estudiar una maestría se presenta como un elemento diferenciador.

  3. Fase de madurez: Es la tercera etapa y se da cuando un profesional se estabiliza profesionalmente, tiene mayor experiencia laboral, ocupa un cargo de mayor responsabilidad y percibe una mayor remuneración. Si bien el profesional está consolidado, debe buscar mantener su diferenciación para estar el mayor tiempo posible en esta etapa de logro. Aquí aparecen cada vez mayores competidores, mejor preparados, motivados y osados en sus decisiones.

  4. Fase de declive: Es la cuarta y última etapa. Aquí el profesional disminuye su productividad hasta jubilarse de la actividad principal que desarrolla a tiempo completo. Se suelen iniciar diversas actividades a tiempo parcial, por lo que se requiere innovar y capitalizar los conocimientos y experiencia laboral. La consultoría se presenta como una alternativa para generar ingresos.

En un próximo artículo, analizaremos cómo un profesional debe gestionar cada una de estas fases para un máximo rendimiento, señalando acciones puntuales que lo ayudarán en el mundo laboral.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Otto Regalado PezúaOtto Regalado Pezúa

Otto Regalado Pezúa

Director Comercial de ESAN Graduate School of Business

Doctor en Ciencias de las Organizaciones por la Université de Nice Sophia-Antipolis, Niza. Máster en Marketing Cuantitativo por la Université Pierre Mendes France, Grenoble. MBA de ESAN. Licenciado en Ciencias Administrativas por la Universidad de Lima. Actualmente, se desempeña como Director Comercial de ESAN Graduate School of Business; y es profesor visitante en el Tecnológico de Monterrey, Guadalajara y de la Universidad Internacional de Valencia, España.

Comentarios