Mayor equidad de género, mejores negocios

Conoce su impacto en el éxito de las empresas

Posteado por: Karina Lerner Heilbraun , 06/08/2019

Para empezar, es importante reconocer que aún existe desigualdad de género en nuestro país. Lo anterior significa, en muchos casos, que las mujeres y los hombres no recibimos el mismo trato y oportunidades en la casa, escuela, medios, calle, organizaciones públicas y el mercado laboral. No me refiero a diferencias inherentes, sino a aquellas asociadas a roles, sesgos, prejuicios y estereotipos que no siempre ocurren de manera consciente o siquiera adrede, sino que son mensajes y formas aprendidas de comportarnos que establecen barreras para un rol más equitativo de la mujer en la vida pública.

Aunque se ha avanzado en el reconocimiento y la mejora de los derechos y condiciones de las mujeres, aún hay mucho pan por rebanar para establecer paridad en las empresas. No se trata, como ciertos sectores de la sociedad más reacios al cambio señalan, de “ayudas” injustas, sino de iluminar las desigualdades existentes y probadas, generando acciones de afirmación positiva que permitan nivelar la cancha, no sólo con la presencia de más mujeres talentosas, trabajadoras y creativas en el mercado que reciban pagos justos equiparables a los de sus pares hombres, sino de romper el “techo de cristal” y dar las mismas oportunidades para que estas puedan asumir puestos claves en donde existe la influencia necesaria para tomar decisiones en los temas que realmente importan.

Según Andrea de la Piedra, cofundadora de Aequales, empresa social que asesora a organizaciones sobre equidad de género, en el Perú solo el 6% de los puestos directivos son ocupados por mujeres. Sin embargo, un equilibrio de diversidad en el liderazgo y una cultura de equidad genera mayor éxito. ¿Por qué? Porque visiones y experiencias distintas dan una lectura más rica del entorno y por ende del mercado al que sirven.

En este sentido, algunas ventajas tangibles de por qué la paridad en las empresas genera un crecimiento en los resultados del negocio y asegura la sostenibilidad, relevancia y competitividad se refieren a:

1) Una mayor diversidad genera creatividad y mejora los productos y servicios que se ofrecen.

2) Realidades, pensamientos, experiencias y sintonías distintas en las mesas directivas enriquecen la mirada sobre las expectativas de la sociedad y cómo satisfacerlas.

3) La equidad de género es un tema que preocupa y moviliza a los millennials, tanto al momento de elegir una organización para trabajar, como los productos que van a adquirir y la lealtad que sienten hacia la empresa.

4) La orientación al detalle y el control de calidad mejora sustancialmente; así como el clima laboral de bienestar y justicia.

Crear conciencia y generar cambios en las formas de pensar y ver el mundo, teniendo a los hombres como aliados fundamentales de este proceso, permitirá entender las causas y dar soluciones al problema que involucren acciones decididas desde las esferas más altas de las empresas. Esto no se trata solo de un acto de justicia, sino que es beneficioso para todos, incluido el negocio.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Karina Lerner HeilbraunKarina Lerner Heilbraun

Karina Lerner Heilbraun

Consultora en RSE

Es docente de Desarrollo y Responsabilidad Social en la Pontificia Universidad Católica del Perú y consultora en Lerner & Lerner. Ha laborado en Profuturo AFP como jefa del área de Responsabilidad Social Empresarial. Cuenta con un máster en gobernabilidad y gestión pública.

Comentarios