¿Pasas muchas horas frente a la pantalla?

Conoce si padeces del síndrome visual informático

Posteado por: Roly Jara Espinoza , 28/10/2016

En la actualidad somos más las personas que pasamos varias horas frente a la pantalla de un computador o laptop durante nuestra jornada laboral (incluso más de lo requerido), pero esto que podría interpretarse como un trabajador dedicado y comprometido, puede desencadenar serios problemas a nuestra salud, sobre todo cuando retornamos a nuestros hogares y accedemos al internet para revisar nuestros mails personales o las redes sociales (Facebook, LinkedIn, Twitter, etc.).

Tampoco los niños y los adolescentes están libres de este mal, por el contrario muchos acostumbran pasar varias horas con la tablet, Smartphone, PC o jugando videojuegos (PS3, PS4, WiiU, etc.). Entonces comienzan los malestares, como el dolor de cabeza, rigidez o contractura en los músculos de la nuca, dolor de hombros, dolor de espalda y en las muñecas, son los síntomas más comunes. Pero sin duda la mayor afección del uso prolongado del computador es el daño causado a la visión, debido al cual tenemos molestias en los ojos como ardor, enrojecimiento, la visión temporalmente borrosa, cansancio o fatiga ocular y ojo seco que se define como la pérdida de agua (o la deshidratación de humedad) en la película lagrimal basal de los ojos, que normalmente es 99 % de agua. Generalmente ignorados, estos síntomas contribuyen al desencadenamiento del “síndrome Visual Informático” (SVI).

Según la “American Optometric Association”, el SVI puede ser definido como el conjunto de problemas relacionados a los ojos y a la visión de quien pasa diariamente varias horas al frente de un computador.

No hay duda que ahora son muchos los profesionales e inclusive, estudiantes que pasan muchas horas utilizando el computador, mirando directamente al monitor en ambientes con poca o mucha iluminación (debe existir una cantidad de 300 – 500 lux aproximadamente), en lugares secos o con aire acondicionado, esto lleva a parpadear menos y es el punto de inicio de tantos problemas de salud visual. Otros actos que contribuyen al SVI incluyen la necesidad de que los ojos tengan que moverse en varias posiciones, focalizar la mirada constantemente y hacer movimientos para dentro y para afuera, convergencia y divergencia. Si no regulamos todo lo mencionado suman como factores desencadenantes de daño en nuestra visión.

Las características de la pantalla, como la distancia, resolución, contraste y brillo, deben ser observados en la prevención de las enfermedades oculares, es por ello que la ergonomía (multidisciplina preocupada de la adaptación del trabajo) nos ayuda al respecto. Cuanto mejor y mayor la resolución de la pantalla, es mucho mejor para los ojos. En el caso de los documentos en formato reducido, considere aumentar el tamaño de la fuente o utilizar la herramienta del zoom para aumentar las letras (no haga esfuerzo visual). Al respecto del brillo debe ser ajustado en forma intermedia, ni mucha ni poca intensidad, el contraste de figura y fondo (colores) debe ofrecer la mejor visualización posible.

El computador debe ser instalado a una distancia confortable, la distancia horizontal y alcance funcional del hombro a la pantalla debe ser entre 55 y 60 centímetros, en la distancia vertical el filo superior del monitor debe estar a la misma altura del ojo para mantener el ángulo de confort visual que es de aproximadamente 30⁰, de esta manera podamos realizar nuestras actividades sin posturas forzadas (físicas u oculares), lo ideal es que podamos mantener todo el cuerpo de la forma más adecuada y confortable posible mientras digitamos y leemos la pantalla.

El dolor ya es un indicio de que algo no está bien y debe ser modificado, recuerda que nuestras pausas para tomar un vaso con agua, café o conversar con algún compañero de trabajo son ideales, ya que nos dan un descanso para los ojos y también hacen que volvamos a parpadear normalmente.

Tips para evitar el Síndrome de visión de la computadora:

  1. Debemos hacer visitas periódicas al médico oftalmólogo, así él podrá revisar detalladamente nuestra salud visual, si necesitamos de correctores visuales o si es que los que tenemos están a la medida adecuada.

  2. Debemos darnos un merecido descanso a nuestros ojos por lo menos cada dos horas, parpadea varias veces sin parar para lubricar el globo ocular.

  3. En lugares muy secos o con aire acondicionado lo ideal es usar humedecedores por algunas horas, así el ambiente será más confortable y los ojos se afectarán menos.

  4. Las lágrimas artificiales podrían ser también otra opción para mantener la buena lubricación de nuestros ojos, para esto debemos consultar a nuestro oftalmólogo para una indicación más personalizada.

  5. Recordemos la importancia de las pausas en nuestra vida, que nos ayudarán a prevenir trastornos en nuestra salud.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Roly Jara EspinozaRoly Jara Espinoza

Roly Jara Espinoza

Jefe de Salud y Bienestar en Scotiabank

Médico especialista en Medicina Ocupacional y Medio Ambiente, auditor médico con maestría en Salud Ocupacional y Medio Ambiente, maestría de Medicina Ocupacional, diplomado internacional en Gestión de Salud y Seguridad en empresas. Certificado como Conservacionista Auditivo por The Council for Accreditation in Occupational Hearing Conservation (CAOHC). Homologado en España, con experiencias académicas y laborales en Colombia, Brasil y Argentina. Miembro activo de la International Commission on Occupational Health (ICOH).

Comentarios