¿Por qué aportar a la AFP si eres trabajador independiente?

3 razones importantes para aportar de forma voluntaria

Posteado por: José García Puntriano , 20/12/2018

No estoy obligado a aportar

Yo soy un trabajador independiente, es decir no tengo una relación de dependencia con una empresa o empleador por la cual figure en una planilla y reciba una remuneración mensual o periódica.

Trabajo y gano dinero por mi cuenta, con lo cual no estoy por ley obligado a hacerlo sin embargo es importante velar por mi propia seguridad social, es decir no estoy obligado a aportar para un programa que cubra eventuales gastos en salud, como por ejemplo EsSalud; ni para un programa que me pueda brindar ingresos durante mi vejez, como por ejemplo la seguridad social administrada por la ONP o la acumulación de un fondo de pensiones administrado por una AFP.

Como trabajador independiente, aportar para mi propia seguridad social depende de mí mismo, no estoy obligado por ley a hacerlo, pero la ley tampoco me lo impide. Si yo, o cualquier trabajador independiente, deseamos protegernos con un fondo de dinero para cubrir nuestras necesidades económicas durante la vejez, podemos hacerlo voluntariamente.

Aportar implica un esfuerzo de ahorro

Aportar a mi propio fondo de pensiones de manera voluntaria implica que tenga que hacer un desembolso de dinero en cada oportunidad de aporte, sin embargo como trabajador independiente mis ingresos no tienen estabilidad ni periodicidad continua, en cambio mis gastos y necesidades económicas sí, son continuas, por lo que desprenderme de dinero para aportar a mi AFP podría considerarse difícil hacerlo o que es un sacrificio dado que implica un esfuerzo económico en el presente en busca de mayores beneficios en el futuro.

¿Por qué aporto voluntariamente a mi AFP?

Si no estoy obligado por ley a aportar y hacerlo implica un esfuerzo económico ¿por qué razones yo voluntariamente acudo a una AFP y aporto para mi futuro?

Si bien en el tema de las finanzas personales cada caso es único, dependiendo de las circunstancias de cada persona, hay algunos elementos comunes que podrían aplicar a muchos por lo que comparto algunas de mis razones:

  1. Una de las principales enseñanzas que he obtenido a lo largo de mi trayectoria viendo temas financieros es acerca de la importancia de ser cuidadoso y ordenado con las propias finanzas personales, acerca de la importancia de procurar resolver las finanzas del presente y del día a día pero además teniendo un ojo puesto en nuestro propio futuro financiero. He aprendido que tanto el hacer esfuerzos para ir logrando y sumando pequeños ahorros como la planificación financiera son partes esenciales de la salud financiera personal. Un fondo de pensiones es una muy buena herramienta para la planificación financiera personal y el logro de objetivos financieros de largo plazo. Yo aporto con regularidad a mi AFP para aprovechar esta herramienta en beneficio de mi propio futuro financiero.

  2. Tengo dos hijos, entre mi pareja y yo nos esforzamos por cuidar de ellos, ya que necesitan de nuestro cuidado. A pesar de ser gozar de buena salud, no podemos asegurar que pase algo más adelante. Si muero, las finanzas de mi pareja y de mis hijos podrían complicarse de forma importante. Sin embargo al cumplir con los requisitos de aporte a mi AFP tengo un seguro que cubriría con una pensión de por vida a mi pareja en caso yo muriese. También otorgaría un pago por cada uno de mis hijos hasta que cumplan 28 años, tiempo adecuado para que culminen sus estudios. Aportar regularmente para mi fondo de pensiones me brinda la tranquilidad de saber que mi familia podrá contar con un ingreso de por vida en caso yo falte.

  3. El dinero que aporto a mi AFP no lo pierdo, queda en una cuenta personal a mi nombre y tiende a crecer en el tiempo ganando además poder adquisitivo. El dinero que con mucho esfuerzo separo hoy, lo veré más adelante de regreso y muy probablemente podrá comprar más de lo que hoy puede comprar, pues si bien la rentabilidad mostrada en el pasado no es un indicador certero de la rentabilidad futura y esta puede cambiar en el tiempo, el sistema privado de pensiones ya tiene 25 años de trayectoria y en el largo plazo viene mostrando sólidos resultados en rentabilidad para los afiliados, rentabilidad que supera a la inflación con lo cual el dinero invertido en la AFP gana poder adquisitivo. Hoy guardo dinero a mi AFP para sacar más dinero luego. Hoy, que estoy joven y con toda las energías para trabajar, aporto dinero a mi AFP para ayudarme luego a mí mismo cuando sea anciano y no tenga las mismas energías y condiciones para trabajar. Yo no estoy viendo en cómo retirar el dinero de mi AFP, mas bien en cómo sumar dinero a mi AFP, pues para mí el retirar ahora el dinero destinado para mi vejez es como que si mi Yo joven le quitase dinero a mi Yo anciano. Yo prefiero que sea al revés, ahora que estoy con todas mis capacidades de trabajar y aportar para ayudarme a mí mismo en el futuro, cuando por la edad ganar dinero me resulte más difícil que hoy.

Como independiente hago el esfuerzo de lograr ahorros y aportar a mi AFP porque mi dinero gana rentabilidad y poder adquisitivo en el largo plazo, es un buen negocio; porque me ayudo a mí mismo en el futuro; y porque otorgo a mi familia un elemento de tranquilidad financiera.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

José García PuntrianoJosé García Puntriano

José García Puntriano

Especialista en Mercados de Capitales y AFP

Experto en inversiones y sistemas de pensiones, tema por el que ha sido diplomado por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Es autor del libro "Más y Mejores Pensiones", en el que propone una reforma integral del sistema previsional peruano. José tiene una amplia trayectoria profesional en finanzas, gestión de portafolios y mercados de capitales. Es docente universitario, conferencista y escritor de artículos en revistas financieras. Cuenta con maestrías en dirección de empresas por la Universidad de Madrid y por la UPC, es economista por la Universidad de Lima y ha realizado estudios de especialización y seminarios en prestigiosas instituciones financieras en Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia y Holanda.

Comentarios