¿Qué tanto sabes de la leche?

Infórmate sobre sus beneficios y diferentes variedades

Posteado por: Sara Abu-Sabbah Mitre , 19/08/2019

Admiraba en las películas cuando amaneciendo iba el granjero en su ropa de trabajo a repartir las botellas transparentes de leche fresca, y las dejaba al pie de cada puerta del pueblo. Siempre imaginaba el sabor que tendría tan preciada bebida.

La leche es un alimento muy arraigado en las familias, posiblemente porque de alguna manera resulta ser una extensión de lo que representa la leche materna, primer alimento del ser humano, que sostiene la vida al nacer y el que ofrece sin duda la mejor nutrición.

Para muchos hogares la leche en la nutrición del niño es la bebida que no debe faltar en el desayuno, tarde y/o noche porque se sabe de su gran valor nutricional.

Sin embargo les hago la pregunta, ¿qué sabes de la leche de vaca?

En primer lugar vayamos con la definición técnica. Según la norma técnica peruana, leche cruda es el fluido íntegro que se obtiene de la secreción mamaria de la vaca. No contiene otro ingrediente, ni aditivos, ni se ha modificado su composición.

Esta leche cruda, también llamada fresca, suele pasar por un proceso de pasteurización para asegurar su inocuidad. La leche fresca de vaca es una bebida altamente nutritiva por las siguientes razones:

  1. Su aporte de proteína de alta calidad sirve eficientemente al cuerpo para formar tejido, hormonas y moléculas relevantes como neurotransmisores en el cerebro.

  2. Contiene las cuatro vitaminas liposolubles necesarias para diversas funciones del cuerpo, por ejemplo mantener sana la piel, fortalecer el hueso y contribuir con la coagulación sanguínea. Estas son vitamina A, D, E y K.

  3. Es la mejor fuente de calcio, ya que es la que mejor absorbe el ser humano y se encuentra en alta concentración. Dos vasos de leche al día puede cubrir gran parte de las necesidades de calcio de niños y adultos.

  4. Contiene grasa natural de tipo saturada y colesterol que contribuyen con la saciedad e incrementan el aporte de energía.

Ahora bien, el hecho de ser así de nutritiva ¿sugiere que sea necesario su consumo para una completa nutrición? La respuesta es no, ya que una variedad de alimentos puede suplir los nutrientes que aporta la leche de vaca. Sin embargo, de no suplir sobretodo el calcio, se puede afectar el crecimiento y densidad del hueso.

En el mercado hay muchas bebidas vegetales que se ofrecen como alternativa a la leche. Son nutritivas, pero no son leche ni son comparables nutricionalmente ya que aportan nutrientes muy diferentes en tipo y cantidad a pesar del calcio que pudieran contener.

Conociendo un poco más sobre la leche, cabe mencionar las diferentes variedades que tenemos en el mercado:

Leche fresca sin lactosa: es leche a la cual se le retiró la lactosa, azúcar natural de la leche que muchas personas no digieren. El resto de sus nutrientes se mantiene.

Leche fresca descremada o semidescremada: es leche a la cual se le quitó un alto porcentaje de la grasa de la leche. En ese proceso puede perderse las vitaminas liposolubles, por ello se enriquecen reponiendo lo perdido.

Leche evaporada: es la leche a la cual se le retira cerca del 50% del agua, en este proceso se puede perder o cambiar la proporción de sus nutrientes. Según la norma internacional Codex Alimentarius, para recuperar su composición original se permite agregar o retirar componentes lácteos. También puede contener aditivos alimentarios como preservantes, saborizantes, colorantes, etc.

Leche en polvo: es la leche a la cual se le ha retirado el agua casi en su totalidad. También puede contener aditivos alimentarios.

Existe otro grupo de productos que parecen leche, son mezclas lácteas que pueden ser evaporadas o en polvo que además de contener leche, puede contener ingredientes vegetales como aceites, entre otros. Son también nutritivas pero no son leche.

Para poder definir qué es lo que se está consumiendo, es mejor adquirir los alimentos en establecimientos que cuenten con controles de calidad pero sobre todo se debe leer las etiquetas y buscar el dato de los ingredientes que conforman el producto.

Si se prefiere leche fresca, evocando esa sensación que nos deja la imagen del granjero al amanecer con leche pura y natural, debemos verificar que su único ingrediente sea leche.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Sara Abu-Sabbah MitreSara Abu-Sabbah Mitre

Sara Abu-Sabbah Mitre

Especialista en Nutrición y Dietética

Formada en la UNIFE, cuenta con una maestría en Ciencias Básicas con mención en Bioquímica. Es docente de posgrado en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC). Brinda conferencias de carácter científico a nivel nacional. Es autora de artículos publicados en diversas revistas de interés. Como comunicadora, ha sido conductora del programa “Salud en RPP” durante siete años, el cual fue premiado como “Campeón de la Salud” por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Actualmente, conduce el programa radial “Siempre en casa”.

Comentarios