Tips para tener una sonrisa linda y bien cuidada

Descubre la mejor técnica de limpieza dental

Posteado por: Roly Jara Espinoza , 18/10/2018

¿Vamos a subir una foto en Instagram o Facebook? ¿Tenemos una cita o entrevista laboral? Qué mejor para plasmar ese buen momento con una gran sonrisa de felicidad mostrando unos hermosos y bien cuidados dientes. En este artículo comentaremos de nuestra salud bucal, la cual se encuentra muy relacionada con nuestros hábitos de higiene, el tipo de alimentos que consumimos, los productos que utilizamos para el aseo bucal, las veces que cepillamos nuestros dientes, e incluso la fuerza y la forma en la que lo hacemos.

Es muy probable que muchos conozcamos el número de veces que debemos cepillarnos los dientes. También, que luego de cada comida es necesario hacerlo (aproximadamente 3 veces al día).

Sin embargo, es menos frecuente que todos coincidamos en la manera correcta de cepillarnos los dientes. Existen muchas formas, intensidades, direcciones, etc., las cuales hemos adoptado como hábito personal.

Es por ello que se considera importante conocer la forma más apropiada de cepillarnos los dientes, con el objetivo de alcanzar un aseo adecuado, sin lastimar nuestras encías u otras estructuras bucales.

A menudo, debido a los apremios del trabajo u otras actividades productivas dentro o fuera del hogar, solemos hacer de esta práctica un momento poco consciente y lo más rápido posible. Utilizar el mínimo tiempo a esta actividad y mover el cepillo de arriba abajo de forma autómata se ha vuelto casi una regla.

Técnica de cepillado

Cuando vayamos a cepillarnos los dientes, lo primero que tenemos que hacer es dedicar aproximadamente 2 minutos a esta tarea; si dedicamos menos tiempo, la placa bacteriana no desaparecerá. La técnica es la parte más importante del cepillado.

Cada persona puede tener algunas necesidades especiales (por lo que es bueno consultar con nuestro odontólogo), pero de forma general, hay que colocar el cepillo en un ángulo de 45 grados con respecto a las encías y moverlo de forma suave hacia arriba y hacia abajo por toda la cara exterior. Para la cara interna de los dientes, la mejor técnica es apoyar la parte superior del cepillo sobre las encías y realizar movimientos verticales.

Y por último, es importante llegar a la parte superior de las muelas apoyando las cerdas del cepillo sobre la zona y realizando movimientos de adentro hacia afuera.

¿Qué tipo de cepillos deberíamos usar?

Todos en algún momento hemos pensado que cepillarnos los dientes con un cepillo de cerdas duras es lo más recomendado para acabar con el sarro o las placas.

Sin embargo, unas cerdas demasiado duras o un cepillado enérgico pueden dañar el esmalte o producir heridas en las encías. Es mejor que elijamos un cepillo que no tenga las cerdas demasiado duras ni demasiado blandas.

¿Cepillos eléctricos?

Otra opción muy válida es el cepillo eléctrico; este tipo de cepillo no causa abrasión ni desgasta el esmalte como algunos pueden pensar. Aunque la eficacia del cepillado depende principalmente de la técnica utilizada, la tecnología oscilorotativa puede alcanzar zonas de la boca en las que un cepillado manual no llega.

¿Cuándo debemos cambiar de cepillo?

Un dato muy importante a tener en cuenta es que cada tres meses, o bien cuando las cerdas estén desgastadas, el cepillo debe ser sustituido para evitar que las bacterias proliferen en el mismo.

Pasta de dientes y enjuague bucal

Que la pasta de dientes haga mucha espuma y tenga un buen sabor no son las características principales para elegir el dentífrico. Podemos encontrar una gran variedad de pastas dentales en el mercado: blanqueadoras, de protección total, para el sarro, para las caries, para dientes sensibles, etc.

El criterio principal a tener en cuenta a la hora de elegirlo es el contenido de flúor, pues esta sustancia ayuda a prevenir las caries y a remineralizar las piezas dentales.

Respecto a la cantidad adecuada a utilizar, se recomienda como referencia al tamaño de un garbanzo. Usar más cantidad no es un extra en la limpieza.

Los enjuagues bucales no son sustitutos del cepillado, pero son una ayuda importante para llegar a las zonas de difícil acceso. Los hay antisépticos, para prevenir la aparición de caries, para la sensibilidad dental, para la halitosis o para la sequedad bucal; en todo caso, lo importante es utilizarlos correctamente y siguiendo las instrucciones de nuestro odontólogo.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Roly Jara EspinozaRoly Jara Espinoza

Roly Jara Espinoza

Coordinador corporativo de salud ocupacional en Scotiabank

Médico especialista en Medicina Ocupacional y Medio Ambiente, auditor médico con maestría en Salud Ocupacional y Medio Ambiente, maestría de Medicina Ocupacional, diplomado internacional en Gestión de Salud y Seguridad en empresas. Certificado como Conservacionista Auditivo por The Council for Accreditation in Occupational Hearing Conservation (CAOHC). Homologado en España, con experiencias académicas y laborales en Colombia, Brasil y Argentina. Miembro activo de la International Commission on Occupational Health (ICOH).

Comentarios